Tributación de los No Residentes

A raíz de la Ley 26/2014 de 27 de noviembre, a los no residentes sujetos al Impuesto sobre Sucesiones, se les aplica la normativa de la Comunidad Autónoma en la que se generen los hechos sujetos al impuesto. Con anterioridad se les aplicaba la ley española que era generalmente menos favorable.

La sentencia del TSJ de la UE del 03 de septiembre de 2014, asunto C-127/12, marcó un antes y un después en el trato discriminatorio que recibían los no residentes comunitarios en la Ley sobre Sucesiones y Donaciones, ya que permitió que con la modificación de la ley fuese posible la aplicación de los beneficios fiscales aprobados por la Comunidad Autónoma donde tuviera residencia el causante o en donde se encontraran los bienes en España, mucho más beneficiosas que la normativa estatal, lo que permite una reducción en el pago de impuestos. 

Si bien con esta adecuación de la norma fue posible equiparar el trato entre ciudadanos residentes y no residentes en España pero residentes de un Estado miembro de la UE o del Espacio Económico Europeo (EEE), seguía sometiéndose a la normativa estatal del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones a los no residentes en la UE y en el EEE, lo que se traduce en un trato discriminatorio al restringir la libre circulación de capitales, contraria al tratado de funcionamiento de la UE. 

Ha sido el TS quien a través de diferentes fallos (1566/2017, de 17 de octubre; 242/2018, de 19 de febrero; 492/2018, de 22 de marzo) ha confirmado que la normativa discrimina a los sujetos no residentes en un país de fuera de la UE y del EEE, ya que continúa aplicando a éstos solamente la normativa estatal y no los beneficios asociados a la aplicación de la normativa autonómica, declarando la responsabilidad del Estado español y concediendo al contribuyente la devolución de la diferencia entre la cuota autoliquidada por el impuesto de sucesiones y la que resultaría de la aplicación de la normativa autonómica vigente al momento del devengo del impuesto, con los intereses legales desde la reclamación a la Administración.  Con esto, el impuesto sobre sucesiones se aplica de manera igualitaria sea residente español, europeo o de países no comunitarios, y Hacienda está devolviendo las cantidades correspondientes a autoliquidaciones no prescritas, a través de la correspondiente solicitud de devolución de ingresos indebidos, dando unánimemente una respuesta a favor del contribuyente. 

Share:

More Posts