Seguridad Social: comparación entre España y Alemania

Conocer qué sucede en otros países, especialmente en los más cercanos ofrecen un medio excelente para analizar la propia realidad con otra perspectiva viendo cómo funcionan distintas combinaciones de recursos organización y normativas.

El sistema de prestaciones sociales alemán, como el español, se compone de varias partes que cubren las necesidades sanitarias y económicas de los trabajadores.

En Alemania existe el sistema de seguridad social, como en Francia y Austria por ejemplo, y son contratos entre sistemas de seguridad social y los proveedores sanitarios públicos o privados.

En concreto y según el tipo de seguro existen en Alemana 5 variantes; seguros de pensiones, seguros médicos (incluyen maternidad), seguros de dependencia, seguros de accidente y seguros de desempleo.

Se distinguen dos tipos de seguros médico; los públicos y los privados.

  1. Sistema público: asegura al 90% de los residentes en Alemania. Es el sistema “legal”, obligatorio para todos los empleados con un salario bruto anual situado entre 4.462,50€ y 53.550€ (franja salarial fijada para el año 2014).
  2. Sistema privado: lo han elegido 10% de los residentes en Alemania y lo componen básicamente aquellos asegurados que tienen un sueldo anual inferior o superior a la franja salarial previamente mencionada. Una diferencia sustancial con el sistema español es que no está permitido tener ambos seguros a la vez. Si no estás en la franja “legal” (4.462.50€ anuales – 53.550€ anuales) puedes decidir si tener un seguro público o tenerlo privado. Asimismo, es bueno saber que si eliges el privado, es casi imposible volver a darte de alta en el sistema público.

En España se trata de sistemas integrados, como en países nórdicos y Reino Unido, con carácter general los servicios son de patrimonio y gestión del gobierno y se compone, en España, de diferentes institutos como tesorería de la seguridad social, instituto nacional de seguridad social, imserso.

En cuanto al sistema público, otra gran diferencia que encontramos es que no hay un solo organismo general que gestione el sistema sanitario como ocurre en España con la Seguridad Social. En su lugar, existen muchas (más de 200) cajas de seguros de salud denominadas “Krankenkassen” en las cuales el empleado se da de alta libremente por lo general según su lugar y sector de actividad laboral. Dichas cajas están gestionadas como compañías aseguradoras que proporcionan servicios médicos a cambio de dinero. Este aspecto es muy representativo del sistema sanitario alemán, y totalmente distinto de la filosofía de la seguridad social española, donde la asistencia sanitaria prima sobre los beneficios económicos.

Simplificando un poco, nos encontramos así con esas tres categorías de asegurados sociales en Alemania:

  1. “Gesetzlich / pflichtversichert”: son los trabajadores que han tenido que darse de alta en el sistema público por su franja salarial (4.462.50-53.550€). Sus cotizaciones, representadas por el impuesto “Krankenversicherung” serán abonadas directamente por su empresa a la Krankenkasse elegida, y la empresa deducirá de sus sueldos brutos la mitad de esta cantidad”.
  2. Freiwillig versichert”: son los trabajadores que ganan un sueldo superior a 53.550€ anuales y que han elegido asegurarse en el sistema público. En este caso, la única diferencia con la categoría anterior es que es el trabajador que paga sus cotizaciones directamente a su Krankenkasse, y que la empresa le paga además de su sueldo neto la mitad de esta cantidad.
  3. “Privat versichert”: son los trabajadores que han optado por el sistema privado. En este caso se tratará para ellos de elegir la mejor aseguradora que les propondrá, tal vez, una mejor relación calidad-precio en cuanto a las coberturas que hubieran encontrado en el sistema público.

En España el sistema de la Seguridad Social, configurado por la acción protectora en sus modalidades contributiva y no contributiva, se fundamenta en los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad.

Los trabajadores y empresarios colaborarán en la gestión de la Seguridad Social y La Tesorería General de la Seguridad Social, como caja única del sistema de la Seguridad Social, llevará a efecto la gestión recaudatoria de los recursos de ésta y las bases y tipos de cotización a la Seguridad Social serán los que establezca cada año la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Otras diferencias es que en Alemania y países con el mismo sistema de seguridad social el personal sanitario del país pertenece a una gran variedad de entidades diferentes, el sistema no favorece la planificación organizativa ni la coordinación entre niveles asistenciales, no existe formalmente la asistencia primaria, los médicos en la medicina no-hospitalaria tanto generalistas como especialistas cobran por acto médico, hay un gran libertad de elección de médicos para los pacientes y las listas de espera son prácticamente inexistentes.

En España y países con el mismo sistema nacional de salud el personal sanitario es empleado público, el sistema está basado en la planificación poblacional y territorial, hay una alta coordinación entre niveles asistenciales y servicios sociales, existe la Atención Primaria (médico general de familia) por lo que no hay una verdadera libertad de elección ya que los pacientes deben acudir a su médico general y éste les remite al especialista correspondiente. Los médicos no cobran por acto médico y hay una existencia de importantes listas de espera (cuya importancia varía según países).

Dada la diversidad de los temas y las limitaciones de espacio es un resumen generalista de las complejidades que tienen los sistemas de salud que rigen en ambos países.

Share:

More Posts