Responsabilidad de los coherederos

La responsabilidad por las deudas hereditarias es solidaria entre los coherederos en el régimen civil común, pero no es así en el régimen civil catalán, en donde la responsabilidad es mancomunada. Es importante conocer las diferencias entre una y otra situación.

En principio, todos los herederos deben responder de las obligaciones del fallido con carácter solidario, ya que los herederos suceden al difunto por el hecho sólo de su muerte en todos sus derechos y obligaciones. En consecuencia, la Hacienda Pública acreedora, puede exigir a cualquiera de sus herederos la totalidad del importe de la obligación tributaria. No obstante esto debe ser matizado por la distinción entre la aceptación pura y simple de la herencia y la aceptación a beneficio de inventario. 

En el primer supuesto opera la aplicación del artículo 1003 del Código Civil que señala que “Por la aceptación pura y simple o sin beneficio de inventario, quedará el heredero responsable de todas las cargas de la herencia, no sólo con los bienes de ésta, sino también con los suyos propios”. Al contrario, la aceptación a beneficio de inventario permite que las deudas se paguen única y exclusivamente con el patrimonio de la herencia, extrayendo el patrimonio personal del heredero del ámbito de responsabilidad por deudas hereditarias.  

La responsabilidad por las deudas hereditarias es solidaria entre los coherederos, y una vez hecha la partición, los acreedores podrán exigir el pago de la totalidad de la deuda a cualquiera de los herederos que hubiese aceptado la herencia pura y simplemente, o a quienes la hayan aceptado con beneficio de inventario hasta donde alcance su porción en la masa hereditaria, excluyendo sus bienes propios.

A su vez, el heredero contra el cual se reclama la deuda contraída tiene derecho a citar a sus coherederos, ya que solamente está obligado a pagar en la parte proporcional a su cuota hereditaria, y por lo mismo, puede reclamar a los demás su parte proporcional en el caso de pagar más de lo que le corresponde. Ahora bien, sabemos que en el ámbito de aplicación del Código civil común existe una solidaridad entre los coherederos, pero ¿qué pasa si el causante tiene vecindad civil catalana? En este caso, la sucesión se rige por el Código Civil de Cataluña, que recoge expresamente el principio de mancomunidad de las deudas hereditarias, sin solidaridad entre los herederos. Desde este punto de vista, la exigencia de pago hecha por los acreedores ya no debe ser respecto de la totalidad de la deuda a cualquiera de los coherederos, sino que debe realizarse en proporción a su respectiva cuota hereditaria.

Compartir:

Share on linkedin
LinkedIn

Más entradas:

Prestación baja maternidad de las autónomas

Las trabajadoras autónomas tienen los mismos derechos y prestación por maternidad que las trabajadoras del régimen general.  Sin embargo, existen algunas particularidades que debemos tener en cuenta. REQUISITOS Las prestaciones