Reducciones en el rendimiento del capital mobiliario

Hay dos reducciones de rendimientos del capital mobiliario, que tienen su origen en la legislación que ya no es vigente, pero que alcanzan al día de hoy por su régimen transitorio.

Me refiero a dos en particular:

1).- Reducción del 40% o del 75% de los rendimientos cuando se han generado en un periodo superior a los dos años.

A partir del 1 de enero de 2007 se suprimen los porcentajes reductores aplicables a los rendimientos derivados de contratos de seguro que se perciban en forma de capital, ya que se cambia la tributación de este tipo de rendimientos, integrándose la totalidad de los mismos en la base imponible del ahorro, a la que se aplica su tipo de gravamen, en lugar del marginal que resulta aplicable hasta el 31 de diciembre de 2006.

Así, cuando se perciba una prestación en forma de capital procedente de un seguro de vida, distinto de los generadores de rendimientos del trabajo, con independencia del periodo de generación, el tiempo transcurrido entre el pago de la prima y la parte de prestación que corresponda a la misma, no se aplica ninguna reducción, sin perjuicio de una compensación fiscal. 

Compensación fiscal

No obstante, aquellos contribuyentes que como consecuencia de la aplicación del vigente diseño normativo resulten perjudicados, siempre que los rendimientos deriven de instrumentos financieros contratados con carácter previo al 20 de enero de 2006, pueden aplicar una compensación fiscal, que se fija en la Ley General de Presupuestos del Estado.  

Para calcular esta compensación se compara la cuota que generan estos rendimientos en la renta del ahorro (tipo de gravamen fijo del 19%) y la cuota que generarían estos mismos rendimientos (aplicando la reducción) si se integraran en la parte general de la renta, tal como se hacía en la ley anterior. 

2).- Coeficientes de reducción en función de la antigüedad de los rendimientos.

Los contratos de seguro de vida de capital diferido que, conforma a la normativa vigente hasta el 1 de enero de 1999 (Ley 18/1991) eran generadores de incrementos o disminuciones de patrimonio y fueran suscritos con anterioridad al 31 de diciembre de 1994 y, por tanto, a 31 de diciembre de 1996 tenían consolidado un porcentaje de reducción (14,28% por cada año que exceda de dos computados desde la fecha de pago de la prima hasta 31 de diciembre de 1996 y redondeado por exceso, Ley 18/1991 disposición transitoria octava), pueden aplicar lo dispuesto en la LIRPF disposición transitoria cuarta. 

Esta reducción se aplicará a la parte de prestación correspondiente a cada una de las primas satisfechas con anterioridad al 31 de diciembre de 1994 que se hubiera generado hasta el 20 de enero de 2006, que es la única que podrá aplicarse el coeficiente reductor. 

Para determinar la parte de prestación que, correspondiendo a cada una de las primas satisfechas con anterioridad al 31 de diciembre de 1994, se ha generado con anterioridad al 20 de enero de 2006, se multiplicará la misma por el coeficiente de ponderación que resulte del siguiente cociente: 

  • En el numerador, el tiempo transcurrido entre el pago de la prima y el 20 de enero de 2006.
  • En el denominador, el tiempo transcurrido entre el pago de la prima y la fecha de cobro de la prestación. 

Esto implica que a la parte de prestación que se hubiera generado con posterioridad al 19 de enero de 2006 no se aplican los conocidos como coeficientes del abatimiento. 

Real Decreto Legislativo 3/2004

Ver disposición transitoria quinta y artículo 94.

Ley 35/2006

Ver disposición final primera, disposición transitoria cuarta y disposición transitoria treceava.

Ley 39/2010Ver disposición transitoria novena.

Share:

More Posts