Obligación de información sobre bienes situados en el extranjero

El pasado sábado 24 de Noviembre se publicaba en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 1558/2012, de 15 de Noviembre que regula las   obligaciones de información sobre bienes y derechos situados en el extranjero, adapta las normas de desarrollo de la Ley General Tributaria a la normativa comunitaria e internacional en materia de asistencia mutua y modifica el reglamento de procedimientos amistosos en materia de imposición directa, entrando en vigor el día 1 de Enero de 2013.

     En él encontramos el desarrollo reglamentario de la Ley 7/2012, de 29 de Octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, en la cual se introducía la nueva obligación de informar sobre bienes y derechos situados en el extranjero, incorporada en la Ley General Tributaria en la disposición adicional decimoctava.

     En el Real Decreto 1558/2012 define que deberán ser declarados los siguientes bienes y derechos:

1) las cuentas situadas en entidades financieras,

2) todo tipo de bienes inmuebles y derechos sobre inmuebles,

3) así como valores, derechos, seguros y rentas depositadas, gestionadas u obtenidas en el extranjero,

y fija el plazo para la cumplimentación del mismo del 1 de Enero a 31 de marzo de cada ejercicio.

     Los sujetos obligados a presentar esta declaración informativa anual serán las personas físicas y jurídicas residentes en territorio español, los establecimientos permanentes en dicho territorio de personas o entidades no residentes y las entidades a que se refiere el art.35.4 de la LGT (las herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición).

Los obligados tributarios deberán suministrar a la Administración Tributaria la siguiente información:

  • Información sobre cuentas en el extranjero: cuentas corrientes, de ahorro, imposiciones a plazo, cuentas de crédito y cualesquiera otras cuentas o depósitos dinerarios con independencia de la modalidad o denominación que adopte (aunque no exista retribución).

 La declaración deberá contener la siguiente información:

  • Razón social o denominación completa de la entidad bancaria o de crédito así como su domicilio.
  • Identificación completa de las cuentas.
  • Fecha de apertura o cancelación, o , en su caso, las fechas de concesión y revocación de la autorización
  • Saldos de las cuentas a 31 de Diciembre y el saldo medio correspondiente al último trimestre del año (por quien tuviese la condición de titular, representante, a autorizado o beneficiario o tenga poderes de disposición sobre las citadas cuentas o la consideración de titular real a esa fecha).
  • Saldo de la cuenta en la fecha que dejaron de tener la condición de titulares, representante, autorizados, beneficiarios, personad con poderes de disposición o titulares reales.

      El Real decreto también establece una serie de excepciones:

         . En aquéllas de las que sean titulares totalmente exentas del impuesto de la sobre sociedades.

  • En aquéllas de las que sean titulares personas jurídicas y demás entidades residentes en territorio español, así como establecimientos, permanentes en España de no residentes, registradas su contabilidad de forma individualizada e identificadas por un nuevo. Entidad de crédito y sucursal en la que figuren abiertas y país o territorio en que se encuentren situadas.
  • Aquéllas de las que sean titulares personas físicas residentes en territorio español que desarrollen una actividad económica y lleven su contabilidad de acuerdo con los dispuesto en el Código de Comercio, registradas en dicha documentación contable de forma individualizada e identificados por su número, entidad de crédito y sucursal en la que figuren abiertas y país o territorio en que encuentren situadas.
  • Aquéllas de las que sean titulares personas físicas, jurídicas y demás entidades residentes en territorio español, abiertas en establecimientos en el extranjero de entidades de entidades de crédito domiciliadas en España, que deban ser objeto de declaración por dichas entidades conforme a lo previsto en el art 37 del Real Decreto 1065/2007, de 27 julio, siempre que hubieran, podido ser declaradas conforme a la normativa del país donde esta situada la cuenta.

Real Decreto 1558/2012, de 15 de Noviembre

http://www.boe.es/boe/dias/2012/11/24/pdfs/BOE-A-2012-14452.pdf

Comparte:

Más entradas