La amortización de los bienes heredados o donados
Para hacer la declaración de Renta hay que leer la letra pequeña. La AEAT también lo hace al comprobarla.

La Administración tributaria sostiene un criterio restrictivo para la amortización de los bienes inmuebles  heredados o donados que   limita   al importe de los gastos y tributos satisfechos por la adquisición en el caso de rendimientos del capital inmobiliario. Recibe un tratamiento mejor la amortización de los bienes inmuebles heredados que se han afectado a una actividad económica. La amortización de los bienes inmuebles usados se efectúa sobre su valor de adquisición multiplicado por dos.

 Cuestión Vinculante nº V2608-14 de la DGT

Para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario tendrán la consideración de gasto deducible las cantidades destinadas a la amortización del inmueble y de los demás bienes cedidos con el mismo, siempre que respondan a su depreciación efectiva.

Y se considerará que la depreciación es efectiva cuando en cada año no excedan de aplicar el 3% al mayor de los siguientes valores: el coste de adquisición satisfecho o el valor catastral, sin incluir el valor del suelo.

El coste de adquisición satisfecho al haberse adquirido el inmueble por herencia sería únicamente el resultado de aplicar el 3 % al mayor de los siguientes valores:

-Coste de adquisición satisfecho que al haberse adquirido el bien por herencia sería el importe de los gastos y tributos satisfechos por la adquisición.

-El valor catastral sin incluir en el cómputo el valor del suelo.

 

Rendimientos de actividades económicas

El artículo 27.2 de la Ley 35/2006  del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, califica el arrendamiento como actividad económica  únicamente   cuando para la ordenación de ésta se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

El rendimiento neto de las actividades económicas se determinará  según las normas del Impuesto sobre Sociedades.

La afectación a actividades económicas de bienes o derechos del patrimonio personal se efectuará por el valor de adquisición según las normas de los artículos 35.1 y 36 de la Ley del Impuesto sobre la Renta Así según estos artículos el valor de adquisición de los inmueble estará formado por la suma del importe real por el que se hubiera efectuado la adquisición más la parte proporcional del coste de las inversiones o mejoras efectuadas hasta la afectación y de los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses que se hubieran satisfecho por el adquirente.

Por el importe real se tomará el que resulte de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones sin que pueda exceder el valor de mercado.

Bienes inmuebles usados

Inmueble con una antigüedad superior a 10 años.  El cálculo de la amortización se podrá hacer sobre el precio de adquisición hasta el límite resultante de multiplicar por dos la cantidad derivada de aplicar el coeficiente de amortización  lineal máximo.

Rendimientos del Capital inmobiliario en el Impuesto sobre la Renta

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *