Inflación y subida de los tipos de interés

Durante los picos de pandemia fueron varias las voces que anunciaron la necesidad de subir los tipos de interés para plantar cara a una inflación que, anticipaban, se podía aproximar. Sin salir claramente de ese escenario los Bancos Centrales se mantuvieron cautelosos ante una medida que podría resultar ciertamente traumática para las economías familiares e incluso para las carteras de deuda de los Estados, pero parece que este pavor vuelve a acechar ante la convulsa situación internacional. ¿Pero por qué se produce esta subida? ¿Qué conlleva esta subida?

Inflación y tipo de interés

Desde una primera aproximación podemos definir la inflación como aquél fenómeno que deprecia el valor del dinero o, tal y como lo definía Margaret Tatcher, “el ladrón invisible de los que han ahorrado”. Lo que paradójicamente significa que un euro de hace un año no valga lo mismo que un euro actual. Cuando sucede una inflación descontrolada que puede poner en riesgo la economía nacional (o internacional), el modo de hacer frente a la bajada del valor del dinero es mediante la subida del precio del dinero o, lo que es lo mismo, la subida del tipo de interés. Al fin y al cabo el tipo de interés es un porcentaje fijado por los Bancos Centrales que indican el precio del dinero; cuánto de más tendrán que pagar los prestatarios a la hora de solicitar un crédito.

Una vez visto el por qué cuando sube la inflación es oportuno subir los tipos de interés, cabe indicar por qué es una medida que se está barajando actualmente. Es conocido que el índice nacional que indica las subidas de la inflación, el IPC, ha sufrido una alta subida, reflejando la problemática de una inflación elevada y la necesidad de combatirla. Una situación extendida entre los países de la Unión, y que requiere de una solución urgente. No obstante, la medida a adoptar a nivel macroeconómico no deja de ser traumática, puesto que una subida de los tipos de interés implica, por ejemplo, una subida del interés a pagar en los créditos de aquellas personas y empresas que sean acreedoras por un préstamo con interés variable.

Posibilidad de la subida

Lo cierto es que para la economía una subida moderada y constante de los tipos de interés es beneficiosa, puesto que incrementan los incentivos para conceder crédito y, por lo tanto, propicia la inversión y la movilidad del dinero. No obstante, en estos últimos años con la recesión y los efectos que arrastrábamos de la crisis del 2008 no parecía oportuno esta subida, ya no solo por aspectos macroeconómicos, sino porque tampoco los estados podrían permitirse una subida de los tipos con el nivel de endeudamiento que tenían.

En esta tesitura los Bancos Centrales venían anunciando la posibilidad de una subida de los tipos, una decisión que parece cerca de ser abordada por el BCE para evitar las consecuencias que pueden suceder en un contexto donde la inflación internacional se encuentra alrededor del 6%.

Ante estos niveles inflacionistas, el BCE, podría empezar a subir rápidamente los tipos de interés para ponerle freno y tener controlada la inflación entre un 2% y un 3% anual, traduciéndose en una subida de los tipos a mediados de 2022 y más intensamente a lo largo de 2023. No es fácil descifrar la subida que determinará el Banco Central Europeo, pero los expertos barajan una subida de los tipos al 0,25 % para finales de año.

No obstante, parece que la Presidenta del BCE no se atreve a ofrecer ninguna cifra ni ninguna fecha, confiando en que la subida de la inflación sea un fenómeno más transitorio que sistemático dada la bajada de la inflación en el mes de abril. A efectos ilustrativos, en España la Inflación en marzo se registró con una tasa del 9’8%, y sin embargo en marzo esta se moderó en el 8’4% (una bajada de un 1,4% en un mes).

ARTÍCULOS

ARTICULO / PERSONAS FÍSICAS

Podemos darte una respuesta simple Llámanos estaremos encantados de ayudarte


+34 932 159 818