Exoneración de documentar las operaciones vinculadas entre entidades que integren un mismo grupo de consolidación fiscal

Cuando le hacía esta valoración a un cliente, enfadado por el esfuerzo que lleva realizando hace tres años para mantener su empresa,al que solamente le faltaba la regulación de las operaciones vinculadas.

-tome, aquí tiene las llaves de mi empresa, llévela usted,  es lo que le diría nuestro cliente al Inspector de Hacienda. Por eso el chiste que pongo no me parece desacertado. Mal momento pues para esta obligación que pretende recaudar más.

Entrando seriamente en el tema, la reflexión que  propongo es la siguiente: una alternativa a la obligación de documentar, es considerar si en caso de cumplirse los requisitos legales, sale a cuenta eludir esta obligación, consolidando fiscalmente.

Entre otras preguntas habría que contestar a las siguientes:
1) ¿Supondrá la consolidación fiscal un ahorro con respecto a la obligación de documentar las operaciones vinculadas?

2) ¿La consolidación fiscal por sí misma puede suponer otras ventajas, como las siguientes?:

-Mejora de la imagen del grupo respecto a la imagen de las sociedades individuales que lo componen.

-Ahorro fiscal en el impuesto sobre sociedades.

Se exonera de esta obligación a las sociedades que componen el grupo fiscal    conforme al artículo 18.3 del Real Decreto 1793/2008  que modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades.

Al contrario de lo que sucede en el ámbito mercantil, donde la consolidación de las cuentas anuales tiene carácter obligatorio si se cumplen los requisitos objetivos establecidos legalmente, la consolidación fiscal se configura como un régimen voluntario  y de aplicarse, las entidades que integren el grupo fiscal no tributan en régimen individual.

Se entenderá por grupo fiscal el conjunto de sociedades anónimas, limitadas y comanditarias por acciones residentes en territorio español formado por una sociedad dominante y todas las sociedades dependientes de ésta.

Este regimen está reservado a las entidades mercantiles con forma jurídica de sociedades anónimas, limitadas y comaditarias por acciones.

La sociedad dominante deberá tener una participación directa o indirecta, al menos, del 75 % del capital social de otra u otras sociedades el primer día del período impositivo en que sea aplicable este régimen de tributación. Dicha participación deberá mantenerse durante todo el periodo impositivo.

La inclusión en éste régimen deberá acordarse en la Junta General de accionistas  en cualquier fecha del periodo impositivo inmediato anterior en que sea de aplicación. Dicho acuerdo deberá adoptarse por todas las sociedades que cumplan los requisitos y para ser eficaz no deberá ser impugnado.

La base imponible del grupo fiscal se determinará sumando:

a) Las bases imponibles individuales correspondientesa todas y cada una de las sociedades integrantes del grupo fiscal, sin incluir en ellas la compensación de las bases imponibles negativas individuales.

b) Las eliminaciones: de resultados por operaciones internas efectuadas en el período impositivo.

c) Las incorporaciones de las eliminaciones practicadas en ejercicios anteriores.

d) La compensación de las bases imponibles negativas del grupo fiscal, cuando el importe de la suma de los párrafos anteriores resultase positiva, así como de las bases imponibles negativas referidas en el apartado 2 del artículo 74 de esta Ley: las bases imponibles negativas cualquier sociedad pendiente de compensar en el momento de su integración, con el límite de la base imponible individualde la propia sociedad.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *