El sucesor tributario: las deudas con Hacienda también se heredan
Pandora_-_John_William_Waterhouse

Las herencias pueden causar problemas inesperados. (Pandora – John William Waterhouse)

La aceptación de una herencia puede acarrear más responsabilidades de las que se esperan en un principio.  El factor tributario también es muy importante, no solo por el pago de los impuestos correspondientes sino porque por sorpresa el heredero puede encontrarse como sucesor de las obligaciones tributarias de la persona de quien ha heredado.

Según la legislación española las obligaciones tributarias se transmitirán a los herederos. Aunque aquí se tendrá en cuenta lo que dice la legislación civil sobre la adquisición de herencias. Pero en ningún caso se derivará la responsabilidad por las sanciones que sean aplicables así que si se hereda la deuda pero no las sanciones complementarias que puedan imponerse.

Las herencias en España pueden aceptarse plenamente y por tanto el patrimonio heredado y del heredero se confunden,  siendo el heredero a partir del momento de la aceptación responsable de las deudas del causante por las que puede responder tanto con el patrimonio heredado y el suyo propio.

La segunda manera de aceptar la herencia se denomina aceptación a beneficio de inventario. En este caso al contrario del previo no se confunden los patrimonios del heredero y causante. Así que el heredero responderá de las deudas del causante solo con el patrimonio heredado pero no con su propio patrimonio.

Además si existen varios herederos, la Administración podrá dirigirse a cualquiera de ellos para que realicen el pago de las deudas tributarias.

Por lo tanto si no se conoce bien que obligaciones pendientes tenia el causante con la Agencia Tributaria será preferible aceptar la herencia a beneficio de inventario.

La ley también menciona a los legatarios como posibles sucesores de las obligaciones tributarias. Estos sucederán en las responsabilidades tributarias si  la herencia solo ha sido distribuida en legados (cosa que no puede suceder según el Código Civil de Cataluña ya que existe la obligación de nombrar heredero en cualquier caso) y también si se han instituido legados de parte alícuota.  En este caso se trata de una responsabilidad limitada al legado recibido.

Se podrá transmitir a los sucesores las obligaciones tributarias ya devengadas aunque no estén liquidadas.

Cuando la herencia todavía no haya sido aceptada y por tanto se encuentre yacente, el responsable de cumplir con las obligaciones tributarias será el representante de la la herencia. Las obligaciones tributarias podrán satisfacerse con cargo a los bienes de la propia herencia. Puesto que deberá nombrarse un administrador de la herencia, este se encargará de presentar los impuestos y declaraciones necesarias ante la Agencia Tributaria. Y por tanto también representará a la herencia yacente en los procedimientos de gestión, inspección y recaudación.

El procedimiento de recaudación

Una vez fallecido el obligado al pago el procedimiento de recaudación deberá continuar con sus sucesores. Solo es necesario para esta derivación de responsabilidad que la Agencia Tributaria tenga constancia del fallecimiento.

Si el pago del impuesto está en periodo voluntario, el sucesor deberá realizar el pago dependiendo de la fecha en la que se le notifique su obligación al pago de la deuda. Si se le notifica en la primera quincena del mes tendrá hasta el día 20 del mes siguiente y si se le notifica en la segunda quincena tendrá hasta el día cinco del segundo mes posterior.

En el caso de que se le notifique la obligación al pago antes de la providencia de apremio este podrá realizar el pago aunque se le exigirá el recargo ejecutivo. Pero si ya había sido notificada la providencia de apremio al fallecido entonces el sucesor deberá realizar el pago de la deuda y si este no lo hace se procederá al embargo de sus bienes o a la ejecución de las garantías.

Pero en cualquier caso el sucesor tiene derecho a deliberar si acepta la herencia o no y para esto se le concederá un periodo de tiempo. Durante este periodo el procedimiento de recaudación se suspenderá, además el posible sucesor podrá solicitar de la Administración una certificación de las deudas del causante con efectos meramente informativos.

Sin embargo la suspensión del procedimiento de recaudación por la deliberación del posible sucesor no suspenderá el procedimiento de recaudación ante la herencia yacente.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *