Contrato de arrendamiento de habitaciones, de vivienda y de arrendamiento turísticohttps://www.comaroig.es/wp-content/uploads/vv.jpg
Contrato de arrendamiento de habitaciones, de vivienda y de arrendamiento turístico

Tenía una habitación propia

El Contrato de arrendamiento de habitaciones no es un contrato de arrendamiento turístico. No es en principio un contrato de arrendamiento de vivienda y puede ser calificado como un contrato para uso distinto de vivienda, como contrato de temporada.

A diferencia de los Los contratos de arrendamiento turístico, el contrato de arrendamiento de habitaciones no requiere una autorización para llevarse a cabo.

En Barcelona   no se autoriza en determinadas zonas de la ciudad el arrendamiento turístico y  existe un registro de los arrendamientos turísticos  que han sido autorizados.

El contrato de arrendamiento de habitaciones y el contrato de arrendamiento de vivienda

Uno de los elementos que define el contrato de arrendamiento de vivienda es que el arrendatario disponga de todos los servicios: cocina, salón comedor, sala de estar, aseo…

La Constitución, la Ley de Arrendamientos Urbanos y los tribunales protegen al arrendatario de viviendas, pues se trata de un derecho reconocido en la constitución española. Se está fraguando una nueva ley de arrendamientos urbanos que al parecer alargará el plazo del arrendamiento por encima de los tres años actuales.

En caso de conflicto en la determinación de la norma aplicable a un contrato de arrendamiento,  los Tribunales considerarán la verdadera naturaleza del contrato por encima de los pactos que hayan alcanzado el arrendador y el arrendatario.

El contrato de arrendamiento de habitaciones y el contrato de arrendamiento turístico

Actualmente en la ciudad de Barcelona el Plan Especial Urbanístico para la Ordenación de los establecimientos de Alojamiento Turístico, Albergues de Juventud, Residencias colectivas de alojamiento Temporal y Viviendas de Uso Turístico (PEUAT) es la normativa de aplicación.

Las viviendas de uso turístico son viviendas cedidas por su propietario, directamente o indirectamente, a terceros, de manera reiterada y a cambio de contraprestación económica, para una estancia de temporada, en condiciones de inmediata disponibilidad y con las características establecidas por el Decreto 159/2012 de 20 de noviembre.

La vivienda debe cederse entera y cumplir las condiciones siguientes:

  • Disponer de la cédula de habitabilidad y satisfacer en todo momento las condiciones técnicas y de calidad exigibles a las viviendas en general.
  • No puede ser ocupada con más plazas que las indicadas en la cédula.
  • Debe estar suficientemente amueblada y dotada de los aparatos y enseres necesarios para su ocupación inmediata, y en perfecto estado de higiene.

Las viviendas de uso turístico requieren la correspondiente comunicación previa de inicio de actividad al ayuntamiento competente.

Las prohibiciones o las restricciones de uso que por vía de la legislación local imponen  las autoridades municipales o de la Comunidad, aunque están recurridas ante los Tribunales, son legales y en este momento aplicables.

Las Comunidades de Propietarios frente al contrato de arrendamiento turístico

Las Comunidades de Propietarios pueden prohibir el desarrollo de este tipo de arrendamientos con el voto favorable de las 4/5 partes de coeficientes y de propietarios. Pero no pueden prohibir ni aquellos arrendamientos que ya se llevaban a cabo con anterioridad a la prohibición, ni la expectativa de arrendamiento turístico de aquellos propietarios que adquirieron su vivienda sin que se hallara prohibido el arrendamiento turístico y que el momento de la votación hicieron constar su desacuerdo.

Reader Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *