Comprobación de valores en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales

La aplicación de un coeficiente multiplicador sobre el valor catastral de un inmueble para determinar su valor real no es suficiente, pues el acto de determinación del valor real  de los bienes inmuebles comprobados por la Administración  ha de ser a) singularizado ,b) motivado y c) fruto de un examen del inmueble, normalmente mediante visita al lugar. El contribuyente no viene obligado a probar que la valoración efectuada por la Administración es incorrecta. La tasación pericial contradictoria no es un hito del procedimiento de gestión o inspección que desemboca en una liquidación, sino   un medio impugnatorio sui generis que se desarrolla tras la liquidación  y como alternativa al recurso de reposición o la reclamación económico administrativa.

Y ello es la síntesis de la STS 943/2018 en resolución de Recurso de casación contencioso administrativo de 5 de Junio de 2018.

El Tribunal Supremo responde las siguientes cuestiones:

¿Si la Administración Tributaria aplica el método de un coeficiente multiplicador sobre el valor catastral, permite a la Administración tributaria invertir la carga de la prueba, obligando al interesado a probar que el valor comprobado no se corresponde con el valor real?

El método de comprobación consistente en la aplicación de coeficientes sobre el valor catastral    previsto en el artículo 57.1.b de la LGT y su idoneidad para determinar el valor real de los inmuebles cuya base imponible se define en a Ley por el valor real. A tal respecto el medio de comprobación previsto en el artículo 57.1.b de la LGT, permite la estimación por referencia a los valores que figuren en registros oficiales de carácter fiscal, la cual podrá consistir en la aplicación de coeficientes multiplicadores que se determinen y publiquen por la Administración tributaria competente, siendo así que cuando el avalúo lo sea de bienes inmuebles, se prevé en la norma que el registro oficial fiscal que se tomará como referencia efectos de determinar los coeficientes multiplicadores para las valoración de los bienes ser´el catastro inmobiliario.

¿Este medio comprobador es adecuado para todos los impuestos  o sólo lo es cuando se trata de justipreciar los bienes en algunos de ellos, no en otros?

 La valoración de inmuebles  puede efectuarse en IRPF, sociedades, para determinar las ganancias patrimoniales, o a otros efectos, como el precio de las operaciones vinculadas, ITP  Y AJD, impuesto sobre sucesiones y donaciones, impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, bienes inmuebles…

Por ello en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales se trata de establecer el valor real del bien o derecho transmitido.

El valor real es un concepto jurídico   indeterminado que no se ampara en definición legal alguna y permite que en cada caso se utilice un cierto margen legítimo. El valor real arroja una franja entre un máximo y un mínimo.

Siendo así estamos ante un valor que exige tener en cuenta las circunstancias singulares de la operación económica o manifestación de capacidad contributiva que se somete a  tributación , así como apreciando las características del bien sometido a valoración, irreductibles al empleo de tablas, coeficientes o estimaciones globales.

Ha dicho reiteradamente la jurisprudencia del Tribunal Supremo que el acto de determinación del valor real  de los bienes inmuebles comprobados por la Administración  ha de ser a) singularizado ,b) motivado y c) fruto de un examen del inmueble, normalmente mediante visita al lugar.

La Administración Tributaria no puede invertir la carga de la prueba, obligando al interesado a probar que el valor comprobado obtenido no se corresponde con el valor real.

¿En el caso de que el interesado no esté conforme con la valoración efectuada, puede proponer cualquier medio de prueba admitido en derecho o debe proponer la tasación pericial contradictoria del valor catastral?

La disconformidad del contribuyente con la valoración efectuada por la Administración a través del método de aplicación de coeficientes multiplicadores no necesita hacerse efectiva, necesariamente, a través de la tasación pericial   contradictoria.

Según ha precisado el Tribunal Supremo se trata de un último derecho del contribuyente frente a la comprobación de valores y no es la única manera de combatir la tasación realizada por la Administración.

Se ha declarado por la doctrina jurisprudencial que no cabe la tasación pericial contradictoria al margen de la comprobación de valores. Si hay una valoración administrativa que no se produce en el marco de una comprobación de valores, lo pertinente es la impugnación de la liquidación.

La tasación pericial contradictoria se configura  ahora, artículo 57.2 de la LGT, no como un hito del procedimiento de gestión o inspección que desemboca en una liquidación, sino en un medio impugnatorio sui generis que se desarrolla tras la liquidación  y como alternativa al recurso de reposición o la reclamación económico administrativa.

Se hace virtualmente imposible acudir a una valoración objetiva de los inmuebles a cargo de un perito neutral, cuando el interesado desconoce las razones determinantes de la liquidación que se le ha girado y del avalúo económico en que se basa.

¿El precio de mercado satisfecho en una situación puntual y excepcional en el mercado local, puede considerarse que refleja el valor real?

 La respuesta a la cuestión podría ser afirmativa en la medida en que el valor real es aquél que pactarían dos sujetos de derecho independientes en un contexto de mercado libre y éste está condicionado, obviamente, por circunstancias de diversa   magnitud y significación y, entre otras, la severa y prolongada crisis económica padecida desde la segunda mitad de la década anterior, lo que significa que el valor real lejos de ser inmutable, puede variar en función  del carácter temporal, espacial.

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *